domingo, 7 de julio de 2013

PAMPACUCHO SICUANI - CUSCO PERÚ

Escribe: Guido Ancori Cervantes.
 
Foto antigua de la iglesia y feria del Señor de Pampacucho Sicuani
Corrían los años de las guerras de la Confederación Perú Boliviana (1835), cuando un soldado natural de Sicuani, de apellido Fernández, combatiente de las filas de Santa Cruz, encontrándose en Coracora, toco con una capilla en ruinas, en la cual hallo un lienzo, esa misma noche soñó con el Señor del cuadro que le advirtió el peligro que corría. De vuelta a Sicuani su tierra natal, llevo el lienzo para que lo retocaran donde un pintor llamado Andrés Solórzano. El soldado Fernández en los días posteriores soñó consecutivamente con el Señor del cuadro, quien le pedía que se levantara un templo en la zona alta de aquel lugar, preocupado rezó fervorosamente junto al cuadro encendiendo velas como muestra de devoción y respeto. Lo extraño fue que una mañana el cuadro desapareció, este creyó que lo robaron, pero más tarde fue encontrando por algunos trabajadores en un lugar donde venían sacando tierra para hacer adobes, en las faldas del cerro Jururo, entre las quebradas de Condor-huaraca y Sutoc, en el lugar denominado Pampacucho. La población muy sorprendida por los acontecimientos, declararon a la imagen del cuadro como el Señor de Pampacucho, inmediatamente organizados en  faenas la población levanto un pequeño templo en aquel lugar.

La capilla de Pampacucho, fue restaurada hasta en tres oportunidades, en la tercera restauración fue mejorada integralmente gracias a la infatigable labor realizada por la señora Ana Julia de Tevez Lazo, con el apoyo de los vecinos y el párroco de la ciudad.

A este lugar asistían numeroso fieles y de diferentes lugares, especialmente en el mes de agosto, días del aniversario de la milagrosa imagen Señor de Pampacucho. Es en estas circunstancias que nace la feliz idea de organizar una feria comercial grande y trascendente; la idea fue lanzada en Sesión de Concejo por el concejal Luis Cárdenas todavía el 20 de agosto de 1926, la misma que fue acogida por el Alcalde de aquel entonces Dr. José Luis Delgado y concejales, se conformó una comisión integrada por Lizandro Guerra, Max Chávez y Lino Gonzales, gestión que no se concreto por diferentes motivos. En 1937, la idea del señor Cárdenas fue rescatada por don Claudio Beltrán, para hacerla realidad en el cincuentenario de la ciudad, lo cual no se llego a concretarse. El año 1938 nuevamente se discutió el tema, sin lograr su realización; fue el año de 1941, que se concreto, siendo Alcalde interino el Dr. Alberto Negrón, formándose una comisión integrada por Alberto Negrón, Lizandro Guerra (hijo) y el autor del proyecto don Luis Cardenas, a esta situación se unió la acción ejecutiva del alcalde titular Sr. Humberto Valencia Álvarez, quien consiguió la autorización del gobierno. El 15 de agosto de 1941, la Feria Regional del Señor de Pampacucho fue una realidad tangible, con un éxito espectacular y sin precedentes.
 
foto reciente de Pampacuho Sicuani
La feria se dio en homenaje al Señor de Pampacucho, su motivación fue fundamentalmente religiosa; tómese nota, los comerciantes, población visitante de todo el sur del Perú y el vecino país de Bolivia, llegaban a Pampacucho, en peregrinación, se iniciaba desde los primeros días del mes, hasta aproximadamente el 20 de agosto, el día central era el 15 de agosto. La plaza de Pampacucho fue el escenario central, reunía a tal cantidad de gente que era imposible caminar con comodidad por las arterias contiguas a la plaza, el templo estaba lleno de fieles y en espera por falta de espacio, quienes de rodillas y con lágrimas en los ojos saludaban y oraban al Señor, las caravanas y comparsas que llegaban danzaban en los atrios del templo en honor al Señor, amenizados por potentes bandas de músicos, igual los matrimonios desfilaban uno tras otro con características impresionantes; en la plaza y calles cercanas existían todo tipo de productos, de la mejor calidad y por especialidades, la calle Túpac Amaru, llena con viandas y exquisitos platos típicos de la región, la tablada abarcaba toda la calle San Felipe. En las noches del día central en la misma plazoleta de Pampacucho se armaba un gigantesco espectáculo con danzas y fuegos artificiales incomparables, gracias a las autoridades, devotos y carguyoc. La feria abarcaba todas las calles, desde el mercado central hasta la calle San Felipe.

Recuperar esta fiesta y feria que tuvo connotaciones internacionales con características similares a las fiestas de la Virgen de Copacabana, la Virgen de Chapi, entre otras, es motivo de profunda reflexión, requiere de gente querendona de su tierra y un estudio de la cosmovisión e idiosincrasia popular; queda demostrado que nuestros padres y ancestros nos dieron lección en estos temas y actividades que sosteniblemente promovieron el desarrollo de la población en general.

2 comentarios:

  1. muy bueno.la historia sobre el Señor de Pampacucho

    ResponderEliminar
  2. muy buena información felicitaciones, pero me gustaría saber mas sobre el enamoramiento y matrimonio en sicuani

    ResponderEliminar