lunes, 29 de julio de 2013

TINTA CANCHIS CUSCO

Pobladoras de Tinta - Foto 1965
Se dice que en la época incaica se llamaba Illac Hinantinta (el que alumbra a todas partes) en atención a que en estos lugares abundaban unos coleópteros fosforescentes llamados Illac, a este le añadieron Hinantinta, nombre que posiblemente de manera paulatina se simplifico en Tinta, cuando la dominación española.
 
Otra tradición dice que en la época colonial, el cacique o jefe de esta población se llamaba Juan Illantinta, descendiente de los curacas del incanato y que los españoles por la facilidad de la pronunciación le llamaron simplemente Tinta.

Por Resolución Suprema de diciembre de 1829 se trasladó la capital de Canchis a Sicuani y Tinta pasó a formar parte de la nueva provincia.

 El primer grito de Independencia en 1780 del Cacique de Tungasuca don José Gabriel Condorcanqui, fue el acontecimiento histórico más importante. Otro hecho es la batalla que se realizo en 1781 en las cercanías de la villa de Tinta (Chinchina) donde fue derrotado Túpac Amaru por las tropas españolas.

Esta villa fue también residencia por más de 40 años de la ilustre escritora peruana Clorinda Matto de Turner, donde escribió algunas de sus obras entre ellas Ave sin Nido.

Figura entre sus monumentos históricos la iglesia construida aproximadamente en 1600, así como la capilla de la Virgen Dolorosa, que cuenta con hermosísimos cuadros de valor histórico de pincel del ilustre sacerdote Antonio Valdez.

También podemos destacar las tres cruces de piedra testigos del grito libertario de Túpac Amaru; el puente de cal y piedra sobre el rio Vilcanota, levantado en el año de 1860; una pileta de bronce con hermosa tasa de piedra, obra del alcalde José Turner en 1875.
 
Escribe: Guido Ancori Cervantes.

CHECACUPE CANCHIS CUSCO

Antigua capilla de Checacupe
La palabra Checacupe, se cree deba su origen a la unión de dos voces aymaras: Checca (derecha) y Cupe (izquierda) debido a que el pueblo está ubicado en las riberas de los ríos  Vilcanota y Pitumarca. Se supone también que proceda de la fusión de las voces Chechecca que es Keshua y significa colecta o asociación y Kope de aymara primitivo, que dice camino y equivaldría a decir reunión de caminos.

Entre los hechos más resaltantes se registra la gran batalla en las pampas de Puica, entre Kanchis y Ccollas.
 
Checacupe ostenta un templo de construcción colonial donde se encuentra un púlpito admirable, una verdadera joya de arte, todo tallado en madera cedro digno de un genial artífice, comparable únicamente con el de San Blas del Cuzco, de igual forma en este templo se hallan numerosas pinturas de la escuela cusqueña con marcos y retablos en pan de oro; Todos estos detalles hacen de  la Iglesia de Checacupe la más importante dentro del patrimonio cultural de la provincia.
 
Se sabe que por su buen clima y admirable paisaje, en tiempos de la colonia el Virrey Toledo, vivió por algunos años en Checacupe, desde allí dictó muchas de sus célebres ordenanzas.
 
En la década de 1920, llega a Checacupe, el notable artista músico y compositor Daniel Alomía Robles, como muchas otras personalidades, artistas, poetas y músicos, fue acogido en casa de don Ezequiel Medina, vecino notable del pueblo de aquel entonces, quien con su exquisito trato gustaba hacer del visitante su huésped durante semanas e incluso meses. Don Ezequiel tenía una hija, llamada Angélica, que gustaba del arte y la música habiendo estudiado piano, lo cual motivo que el artista Daniel A. Robles y Angélica Medina, rápidamente se entendieran, ella se convirtió en la esmerada alumna y él en el perfecto maestro y amigo. Debe ser por el hermoso paisaje de Checacupe, la casa con encanto mestizo andino y el salón con aquel piano, que la buena amistad de Angélica y Daniel, se convirtiera en idilio de amor y junto a ese sentimiento surge y nace en el año de 1923 en Checacupe la bella e inconfundible melodía del Cóndor Pasa.
 
Existe una partitura original del Cóndor Pasa, la misma que tiene una caratula donde figura como autor Daniel A. Robles, y en ella se puede visualizar una dedicatoria de puño y letra, donde textualmente dice: Para los ojos negros y dulces de Angélica. D. A. Robles. II-III-1923.

Escribe: Guido Ancori Cervantes.

PITUMARCA CANCHIS CUSCO

Vista panorámica de Pitumarca 1960
La etimología del nombre de este distrito procede de la época incaica: Pitu mezclado y Marca, en lomo o altura. Es el nombre primitivo del pueblo ubicado en una narigada alta del cerro Huillque. En el coloniaje fue trasladada a la planicie que hoy ocupa.

Antes era anexo del distrito de Checacupe y solo en 1907 fue creado como nuevo distrito por gestión de sus vecinos, cuando el Dr. Ángel Ugarte era diputado de la provincia. El vecindario otorgó al Dr. Ugarte una medalla de oro que nunca le fue entregada segun dice la monografía.

Dentro de su patrimonio cuenta con una iglesia que data de la colonia, también se puede observar un puente de cal y piedra, de un solo ojo construido en 1884 a iniciativa del Dr. Martin Álvarez, y que une a la localidad con el sector de Pampachire.

(*) MONOGRAFÍA DE LA PROVINCIA DE LOS CANCHES, José Gabriel Callo 1930- Semanario Canchis.      

Escribe: Guido Ancori Cervantes.

martes, 23 de julio de 2013

MARANGANI CANCHIS CUSCO

Plaza principal de la villa de Marangani
El nombre de este distrito, ubicado en el límite con las provincias de Carabaya y Melgar del departamento de Puno, procede de la palabra quechua “marancani”, que significa soy batan. (maran: batan - cani: soy). El Dr. José Callo, explica que es una palabra compuesta acomodada a la topografía del terreno que en tres lugares casi contiguos tiene la forma de batanes; en uno de ellos se encuentra el pueblo de Marangani.
 
En la cima del cerro Sumac-Marca (hermoso lugar) se halla una fortaleza hecha de piedra en estilo escalonado, donde se han encontrado muchos utensilios incaicos. Se cree que allí estuvo situado el cuartel del Inca Wiracocha. Este es un importante lugar histórico.
 
Después de la batalla de Humachiri, el brigadier Mateo Pumacahua, fue capturado por los españoles, en el cerro Hatun Ateria, lugar donde se encontraba la hacienda Chillihua.

 
Marangani, tiene un buen templo, trabajo de los jesuitas con hermosas pinturas y cuadros históricos.

 
La fábrica de tejidos Marangani, es la industria de mayor importancia entre todas las actividades manufactureras con que cuenta la provincia de Canchis, señala además que está considerada como la primera entre las de su clase en el sur del Perú. Está a 5 kilómetros de Sicuani, en el lugar denominado “Los Molinos” de la parcialidad de Chectuyoc. La fabrica fue fundada en el año de 1895 por el señor Pablo P. Mejía. A la muerte de su fundador, fue administrado por la “Sociedad Industrial Marangani” la que impulso en algo el desarrollo de la fábrica, mejorando la potencialidad hidráulica y algunas dependencias. Posteriormente la administro el Ing. Textil Enrique P. Mejía, como único propietario desde 1914, año en que asumió el activo y pasivo de dicha sociedad, comprando las acciones de sus asociados. Debido al celo industrial del Sr. Mejía, la fábrica ha entrado en una era de progreso definitivo con nuevos y espaciosos pabellones y con una selecta dotación de maquinarias modernas en todas sus secciones. Produce géneros de lana como gabardinas, frazadas y mantas, que superan en calidad a muchas fábricas nacionales y extranjeras. Vende toda su producción en el país por medio de sus 10 sucursales que están en Lima, Callao, Chiclayo, Huancayo, Mollendo, Arequipa, Puno, Juliaca, Cuzco y Sicuani. Llegaron a trabajar de manera permanente más de 150 obreros siendo en su mayoría naturales de la zona, con todos los derechos laborales y con sujeción a ley.
 
La central hidroeléctrica que genera 600 caballos de fuerza se encuentra en Hercca. La central tiene un grupo hidroeléctrico compuesto por una turbina Pelton de 600 HP, generador de la General Electric Co. de Norte América, de 500 K.V.A. y la caída de agua es de 100 metros, proveniente del rio Hercca, que nace en la laguna de Langui.
 
Escribe: Guido Ancori Cervantes.

Amauta (tinta)


Niña (lápiz)


Niña (tinta)


Acuarela - Paisaje

Acuarela: Guido Ancori Cervantes

viernes, 19 de julio de 2013

Madre

Dibujo: Guido Ancori Cervantes

SICUANI - CANCHIS CUSCO PERU

Hermosa torre de cal y piedra del Templo
Matriz de Sicuani
La palabra Sicuani, está formada por la fusión de dos voces quechuas Sicua-Ani. Sicua, es el nombre de una especie de paja brava, delgada áspera y menuda de esta zona, conocida en la región con el nombre genérico de ichu. Ani, sufijo que unido a un radical sirve para indicar su existencia abundante en un lugar. Al unirse ambas voces y simplificándose forman la palabra Sicuani.
 
Esta opinión se fundamenta en la similitud de los nombres formados para denominar otros pueblos, como por ejemplo Totorani, Kishuarani, Marcani, Koyani, etc.
 
 
El obispo Dr. Fidel M. Cosio, a principios de 1920, por entonces Párroco de Sicuani y director de “la Verdad” se pronunció a favor de la opinión respecto a la etimología de la palabra Sicuani.
 
 
El antropólogo Tuero Villa, en su obra el Festival de Raqchi (2006), nos proporciona un dato interesante “la palabra Sicuani puede provenir hipotéticamente de dos fuentes: una de la practica bastante antigua de un juego o deporte inca, tal vez pre inca, que aun hoy en día se reproduce en muchos pueblos, especialmente en las comunidades de Pitumarca, Checacupe y particularmente en Sicuani, en la plazuela del barrio de Pampacucho, con motivo de las fiestas de año nuevo. Este juego es conocido con el nombre de chiwka. En este caso, juegan golpeando con una q’asuna -palo largo- a una esfera o pelota de madera -generalmente un ojo de árbol de lloq’e-, que por la acción del golpe, rueda velozmente por varios metros de distancia. La segunda hipótesis seria la existencia del vocablo quechua “sikuwa”, para denominar a una variedad de paja dura que crece en las faldas del cerro Jururo. Entonces agregando el sufijo “ni”, tendríamos las expresiones quechuas chiwkani –juego de la chiwka- y sikuwani –cortar paja- que posteriormente se transformaría en la palabra Sicuani”.  

 
Inicialmente Sicuani, fue un “curacazgo” y los aborígenes así lo consideraban. En la colonia formó parte del corregimiento de Tinta, y en los primeros 28 años de la república dependió como distrito de la provincia de Tinta, y cuando esta se fracciono por ley del 26 de diciembre de 1829 en Canchis y Canas. Sicuani, perteneció a la primera siendo designada como su capital.

 
Escena rural de Sicuani 1920
Entre los hechos históricos más importantes vinculados a Sicuani, está la celebración del armisticio (27 de enero de 1782) de los sucesos finales del levantamiento de Túpac Amaru II, entre las tropas de Diego Cristóbal Túpac Amaru y las autoridades españolas; la ceremonia de indulto y amnistía se llevó a cabo en la iglesia de Sicuani en presencia de autoridades, de españoles, criollos, mestizos, cholos e indios; dice así, en el estudio de Daniel Valcárcel, Diego Cristóbal prestó juramento y entrego su espada a Del Valle, mientras el alférez real pasaba sobre la cabeza del rebelde el estandarte español, junto a él se acercaron varios indígenas de diferentes lugares para acogerse a la amnistía y pacto de paz. En Lima el Virrey Jáuregui, publicó un bando sobre la rendición de Sicuani y la total pacificación del sur. El armisticio y la amnistía fue un engaño por parte de los españoles, Diego Cristóbal Túpac Amaru fue ejecutado en el Cusco por los españoles en agosto de 1783.
(*) Armisticio: Suspensión de hostilidades pactada entre pueblos o ejércitos beligerantes.

 
El de haber secundado al gran movimiento revolucionario de 1814, habiendo servido Sicuani, de cuartel en más de una ocasión a las tropas de Pumacahua, cuando sus primeras incursiones por esta zona, consiguiendo el apoyo de todo el vecindario.

 
Haber sido lugar del sacrificio del bravo cacique don Mateo García Pumacahua, que fue ejecutado en la horca por los españoles en la plaza de Sicuani, el 18 de marzo de 1815, en un cadalso de madera que fue levantado para dicho fin, el cuerpo inerte del rebelde fue descuartizado, siendo su cabeza enviado a Cusco para su exhibición en una picota, las otras partes de su cuerpo a otros lugares para escarmiento de la población, y el brazo derecho quedó suspendido en el Arco que se levantaba en una de las entradas a la plaza.

 
Haber sido sede de dos congresos, en 1836 de los delegados de los departamentos del Sur Peruano, que resolvieron el establecimiento de la Confederación Perú Boliviana, y en 1827 del Congreso de Diputados Regionales.

 
El de haber organizado el numeroso “Batallón Canchis” formado de un contingente sin reservas ni distinciones cuando se suscitaba en 1879 la infausta Guerra del Pacífico, entre Perú, Bolivia y Chile.
 
 
La intervención que tuvo en las revoluciones nacionales del 1885 y 1895 (revolución de Piérola contra Cáceres), en las que puso de relieve su altivez, particularmente en la segunda cuya acción de armas de esta región la inicio Sicuani.
 

Escribe: Guido Ancori Cerantes.
© Protegido por derechos de autor.

jueves, 18 de julio de 2013

Tupac Amaru (Témpera)

Tempera: Guido Ancori Cervantes

CANCHIS HISTORIA NACIONAL

La historia de los Kanchis desde tiempos inmemoriales hasta la actualidad, como en ningún otro pueblo, es un devenir de acontecimientos sumamente importantes que tuvieron especial connotación y trascendencia en la región, en el país y el continente americano; por sus singulares sucesos y la obra destacada de sus hijos. Kanchis es y siempre será historia nacional.


Vista parcial del templo de Tinta
Los Kanchis, dentro del marco de la historia nacional, constituyeron una confederación tribual de siete pueblos que se hallaban ubicados entre los bravos kanas, siete tribus aguerridas e indómitas que se mantuvieron firmes y vigentes hasta el momento en que los Incas expandieron su gobierno y hegemonía. Los Kanchis, se caracterizaron por ser una casta trabajadora, nobles en su actuar, celosos de su jurisdicción territorial  y amantes de su libertad e independencia.

Los Incas, en su objetivo de expandir el imperio y difundir su solida cultura, organizaron una serie de métodos y estrategias  para convencer a los pueblos vecinos de las múltiples bondades de su organización, dice el Inca Garcilaso de la Vega, en sus Comentarios Reales, que los Kanchis, los Kanas y Quispicanchis se sometieron de buen grado al estado Inca. Empieza para los Kanchis una nueva etapa en su vida, y se constituyeron en guardianes y defensores , algo así como centinelas de la cultura Quechua, y fue aquí en esta tierra nuestra y de nuestros mayores, que mas de una vez combatieron y lucharon con los indómitos Qollas, que frecuentemente incursionaban en territorio Quechua. Dice una tradición, que Sicuani fue la antigua Sigwana de Kollas por manos de quechuas; también que en las pampas de Puyca, entre Combapata y Checacupe, se libro una de las más sangrientas batallas entre Kanchis y Qollas, siendo derrotados estos y por ello es frecuente encontrar, en el sub suelo de ese paraje, cantidades de osamenta humana enterrada.

Después de sangrientas y porfiadas batallas fueron sometidos los Qollas por el gobierno Inca, desde la raya, donde nace el Amazonas, según lo sostienen algunos científicos, la quebrada Vilcanota con su rio sagrado el Willkamayu, desde aquel entonces y con los Incas se convierte en un lugar ameno de trabajo y disciplina. Los Kanchis y con ellos los Quechuas, adquirieron hábitos de laboriosidad pujante, que ha hecho de nuestro pueblo un ejemplo de pundonor y gallardía.

Arco de Pumacahua en Sicuani
En Tinta, el Corregidor Antonio de Arriaga, se convierte en el más despiadado opresor de nuestros coterráneos, fue en esta tierra de Canas y Canchis, donde se levanto la primera voz de libertad, por el insigne líder andino Túpac Amaru, constituyendo ese hecho, como el primer grito de libertad del continente Americano. José Gabriel Condorcanqui Túpac Amaru II, es del Perú, del Cusco; no solo por su linaje y principales acontecimientos de la rebelión se desarrollaron en los andes del sur del pais, sino por haber nacido en Surimana (Canas), jurisdicción del que fuera el corregimiento de Tinta (Canas y Canchis).

Sofocada y reprimida cobardemente esa gran rebelión que conmovió la conciencia continental, el sanguinario Areche, escogió a Sicuani, como el lugar para que se tomaran las declaraciones y se actuaran otras pruebas, en el proceso seguido contra Micaela Bastidas y Cecilia Túpac Amaru.

En 1814, el brigadier Mateo Pumacahua, se levanta en armas contra los españoles, conocida en la historia como la Rebelión del Cusco. La expedición encabezada por Pumacahua, marcha sobre Arequipa, se estaciono en Sicuani con su ejército y el pueblo de Canchis, le da su apoyo, lo recibe con gran entusiasmo. Pero también nuestra ciudad sin duda, sin quererlo, sirvió de holocausto al prócer indígena.

Más tarde en 1825, cuando bolívar se dirige al Cusco, hace un alto en Sicuani, donde la sociedad de nuestro pueblo, lo recibe alborozado, con grandes actos oficiales y luciendo sus mejores galas.

Estos hechos constituyen pruebas del profundo amor que el pueblo canchino profesa por la libertad y el derecho.

Nacida y constituida la confederación Perú Boliviana, la entonces villa de Sicuani es en 1836, sede del congreso Sur peruano, desempeñando el papel de capital, así sea transitoriamente del Estado Sur peruano, de la Gran Confederación Perú Boliviana, a la que deseo dar vida perdurable el genio del Mariscal Andrés de Santa Cruz.

Por aquí paso el gran mariscal cusqueño Agustín Gamarra, al mando de su ejército cuando se dirigía a Bolivia, a someter a ese país.

Estallada la trágica guerra entre Perú Chile y Bolivia, la digna y leal Canchis, acude presurosa a la defensa de la patria, mandando a sus hijos en el famoso Batallón Canchis, quienes heroicamente brindaron tributo de sangre en defensa del suelo patrio, ambicionado cobardemente por chilenos.

Leguía después del golpe que diera el 4 de julio de 1919, deroga la constitución de 1960 y promulga la Constitución del 18 de enero de 1920, creando los congresos regionales, la perla del Vilcanota Sicuani, es sede del congreso regional del sur y del Perú.

Así, la provincia de Canchis, junto a la de Canas con la que formaron el corregimiento de Tinta; y posteriormente sola como provincia, es un pueblo que como muy pocos, puede ostentar y ostenta brillo ilustre que hacen de este pueblo bendito uno de los que merecen consideración, respeto y gran admiración.
Escribe: Guido Ancori Cervantes.
Fotos: © Guido Ancori Cervantes. 

400 AÑOS DE LA PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS REALES DEL INCA GARCILASO DE LA VEGA

(De Lisboa año MCIX al Perú año 2009)

Del 20 de marzo al 30 de abril del año 2009, en la sagrada ciudad del Cusco, con la batuta de la Municipalidad Provincial y el Instituto Nacional de Cultura, se celebro los 400 años de la publicación y de la luz que pretendió dar al mundo el Inca Garcilaso de la Vega con su obra los “Comentarios Reales”; porque de la fecha en la que fue editada esta obra que describía el lamento de un imperio perdido y la aceptación obligada de una nueva cultura, es necesario voltear la mirada y preguntarnos si después de 400 años hemos logrado la emancipación anhelada por nuestros caudillos que desde esa época se forjaron o si por el contrario seguimos anhelando el imperio perdido y la aceptación ibérica, en un mestizaje negado traducido hoy en día en alienaciones.

Aurelio Miró Quesada S.

Inca Garcilaso de la Vega
Con la obra del Inca Garcilaso nace en realidad la “literatura peruana”, si se le entiende no como continuidad de las creaciones orales indígenas, ni el eco ultramarino de las letras de España, sino como un modo particular de pensar y sentir y de expresarlo en forma escrita. A un tiempo indio y español, incorporado como hombre de su tiempo a los usos literarios de España y a los marcos mentales de Europa, afloran en sus páginas la atracción de su tierra peruana y la nostalgia de Imperio Perdido. Es una nueva visión mestiza, como mestizo es el nombre del Perú y mestizo es el mismo, y por serlo se llama así “a boca llena” y se honra con ello.

El peruanismo del inca Garcilaso, sin embargo no es restringido ni excluyente, sino de integración y de fusión. El mestizo cusqueño sabía perfectamente que a mediados del siglo XVI ya no se podía revivir el Tahuantinsuyo, porque los conquistadores españoles habían arrojado una semilla de la que estaban brotando nuevos frutos en los campos de América. (“fruta nueva del Perú”, llamo precisamente Felipe II a la traducción de León Hebreo). Y sabia también que, a pesar de todas las leyes españolas y mas allá de los actos forzados o de las imitaciones voluntarias, tampoco se podía implantar una artificial Nueva Castilla, sino había surgido algo distinto que, simbólicamente , no tenía un nombre castellano ni quechua, sino se llamaba con un vocablo espontaneo y criollo: el Perú. Extendiéndolo a América, así habrá que entender la singularidad del mundo americano, al que con la frase del Inca Garcilaso “con razón lo llaman Nuevo Mundo, porque lo es en toda cosa”

sábado, 13 de julio de 2013

LA WAK’A DE SUYO - SICUANI


Waka de Suyo - Sicuani
Aproximadamente entre los años 1925 - 1930, en el ayllu de Suyo, que está ubicado en el sector oeste del distrito de Sicuani, después de la localidad de Chumo, en el andén donde se ubica la plaza y cementerio de Suyo, se encontró una estela o roca sagrada de piedra, de forma rectangular, con figuras en la cara principal de rayos y círculos en alto y bajo relieve, conocida por la población en general como la “wak’a de suyo”; este monolito y deidad andina de origen pre inca, estuvo ubicada durante varios años en la puerta del cementerio de la comunidad de Suyo, era muy respetada y apreciada por los habitantes del lugar. El 10 de octubre del año 1948, una comitiva de profesores y alumnos interesados en organizar e implementar el museo del Colegio Mateo Pumacahua, utilizando un volquete trasladaron el monolito sagrado al local del colegio ubicado en la calle dos de mayo. Este hecho causo mucha tristeza y consternación en la población de Suyo, porque a raíz de esta situación, manifiestan los del lugar, que se presentaron muchas situaciones inexplicables, sus sembríos, crianza de animales y negocios fracasaron, la población sufrió enfermedades y el clima se altero irregularmente; es así que desesperados intentaron recuperar por vía legal a su dios y protector, resultando inútil y estéril toda gestión realizada ante las autoridades de aquel entonces de la provincia de Canchis. Finalmente un 7 de abril de 1949, el ayllu de Suyo, marchó al rescate de su dios protector, ingresaron sigilosamente al colegio en la madrugada de aquel día, cargaron en hombros la piedra sagrada y con paso rápido lo trasladaron hacia su comunidad, logrando de esta manera su anhelado propósito, devolver a su ayllu la Wak’a sagrada, hecho que festejaron con hojas de coca k’intus, abundante chicha ch’allaskay y tinkas, prometiendo no descuidar su custodia en el futuro, por lo que decidieron ubicarlo en un pedestal en la plaza principal de aquel lugar.
 
 
Una tarde del mes de febrero de 1949, en Sicuani, se precipito una tormenta gigante con lluvia y truenos, fue así que cayó un rayo a la torre principal de la iglesia de la plaza de armas, dañando la cúpula y el reloj principal. Este fenómeno y acontecimiento fue atribuido por la comunidad de Suyo y algunos pobladores de Sicuani, a la retención de la Wak’a en el colegio Pumacahua, la cual debería ser devuelta a su comunidad.
 
(*) Wak’a: deidad sagrada, monolito.

Escribe y fotos: Guido Ancori Cervantes.

KILLKU WARAKA

Andrés Alencastre (Killku Waraka)
Andrés Alencastre Gutiérrez, nació el 18 de abril de 1909, en Parco (Layo), a orillas de la laguna de Langui-Layo, provincia de Canas, departamento de Cusco. Su padre fue don Manuel Leopoldo Alencastre Alvarado. Corría el año de 1921, Andrés apenas era un niño de 12 años, cuando vio la muerte de su padre, el mismo que junto con los mistis de Langui y Layo enfrentaba a los campesinos de la zona, participes de un movimiento de rebelión contra los gamonales y terratenientes. Por tal suceso el niño Andrés, vio su vida ensombrecida, situación que afecto sus estudios. Realizo sus estudios primarios en el Colegio Salesiano, la secundaria en el Colegio Nacional de Ciencias de la ciudad de Cusco, concluyendo en 1929. Por esos años se construía la carretera Sicuani - Yauri, a causa de estos trabajos carreteros deja la ciudad de Cusco, y se dirige a su hacienda de Canas para administrar. Es en esas circunstancias que deja la casa paterna de Chavin Ayra y decide fundar un pueblo para descansar, un lugar escogido para construir una tienda, en el crucero de caminos sobre la trocha de carretera que unía las poblaciones de Yauri y Sicuani, el lugar escogido se llamaba Sillakunka, a este lugar el poeta Andrés le pone el nombre de El Descanso (allí construyo su casa), posteriormente por la concentración de población y su importancia paso a constituir la capital del novísimo distrito de Kunturkanki y se convirtió en un prospero pueblo a mitad de camino entre Sicuani y Tintaya.
En 1940, cuando Andrés contaba los 31 años de edad, después de haber dejado su vida estudiantil por 11 años (secundaria), recién ingresa a la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, a la Facultad de Letras y Educación, habiendo optado los títulos de Profesor de Segunda Enseñanza, Bachiller en Letras y Doctor en Letras.
Inicio su carrera profesional, como profesor de Lengua y Literatura en al Gran Unidad Escolar Mateo Pumacahua de Sicuani, después paso a laborar en los colegios nacionales de Ciencias y la Gran Unidad Escolar Inca Garcilaso de la Vega del Cusco (1951 - 1963). En 1949 es nombrado Catedrático de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, enseñando los cursos de Lenguaje, Literatura, Estética y Quechua.
Por su admiración y dedicación al Runa Simi, fue el gestor y primer Presidente de la Academia Peruana de la Lengua Quechua (1962-1963), Alcalde del Concejo Distrital de Kunturkanki (1961-1962), Presidente de la Urbanización Huayruropata - Cusco en 1958.
Autor de los siguientes libros:

Leccionario Quechua.
Taki Parwa (1955).
Poemario Quechua.
Dramas y comedias del Ande.
Kunturkanki.
Un pueblo del ande.
Takiruyo - canciones (1964).
Yawar Para (1967) y otros.
 
Miembro del Instituto Americano de Arte y de la Sociedad Científica del Cusco, ha sido distinguido con diploma de honor y medalla de oro, otorgado por la Sociedad de Escritores y Artistas de Cochabamba (Bolivia), por haber obtenido el primer premio en el concurso internacional de Literatura Quechua (1951); diploma de honor y “Nuqchu de Oro”, por haber obtenido el primer premio en “Canto al Tawantinsuyo - Hatun Aqlla” en Cusco (1959) y diploma de honor por la academia de la lengua Quechua, por su poema “Pachacutec” (1962).
 
Ha ofrecido conferencias de carácter cultural en varias universidades de Bolivia, San Marcos de Lima y Asociación de Artistas y Escritores del Perú. En 1964, es invitado a Viña del Mar (Chile), allí dicta la conferencia  “La influencia del quechua al castellano de América”. Ese mismo año presenta otro trabajo en Bucarest (Rumania).
 
Killku Huaraka, fue el seudónimo de Andrés Alencastre Gutiérrez, calificado como el más grande poeta quechua, un provinciano que fue grande, cusqueño de corazón, quien en el panorama actual de las letras, con sus poemas en quechua de factura socialista, representa la resurrección de la literatura autóctona, de los andes, por lo que ha merecido los comentarios más encomiásticos, nacionales como extranjeros.
 
En 1968, en Moscú (Rusia) en un congreso de carácter lingüístico presenta su investigación “interacción idiomática castellano - quechua” donde declama su poesía “Oqe Michi (El Puma)”  en idioma quechua.
 
Ya en edad madura, Andrés Alencastre narra en uno de sus libros lo siguiente: “El año de 1921, vino la sublevación indígena de Layo, como repercusión del gran levantamiento de Huancané en Puno. El 01 de julio de 1921, perdió la vida mi padre en manos de los campesinos, siendo esta situación trágica que me motivó para estudiar y comprender los hondos problemas sociales y económicos que se suscitaban en el Perú. En este libro también dice: “así yo también moriré en manso de estos indios…”  predicción que se cumplió con el tiempo.
 
Como poeta fue el único, que hizo levantar al publico de sus asientos en Moscú (Rusia) con su poema “Oqe Michi”, fue un provinciano famoso en el mundo, con su Runa Simi, él decía: “el Runa Simi es para los sabios y no para los ignorantes”. El famoso Killku Huaraca, fue considerado por el escritor José María Arguedas, como el más grande poeta quechua hablante. Su poema “el puma” fue grabado y traducido a varios idiomas.
 
Como trovador bucólico y músico, dominaba con destreza el charango, la quena, el pinkuyllo y la armónica, entonaba sus huaynos con dulzura, contaba historias, sus anécdotas y matizaba la conversación con el piqchado de la coca que nunca le faltaba en su pukuchu (escroto de las criadillas del cordero que servía para llevar sus hojas de coca). Además desde su juventud hasta los 55 años fue fiel participe de las batalla campales de Chiarage, del bando de Langui - Layo y hasta el último año de su muerte estuvo presente en los carnavales de su pueblo El Descanso tocando su pinkuyllo.
 
Murió en la noche del 02 de agosto de 1984, en su hacienda de Pacobamba, un desolado paraje del distrito de Kunturkanki, a unos 53 kilómetros de la población de El Descanso - Canas. El poeta encontró horrible muerte a manos de una turba de campesinos que incendiaron la choza donde se había refugiado. La muerte de Andrés fue en circunstancias similares y dramáticas a la de su padre Leopoldo, murió a los 75 años de edad, a causa de pleitos por terrenos.
 

RAQCHI (acuarela)

Acuarela; Guido Ancori Cervantes

viernes, 12 de julio de 2013

Kanchi (Canchis)

Una fotografía de colección. Kanchi, danza guerrera típica del distrito de Marangani, apreciada por su  ritmo ágil y dinámico, por su elegante vestuario y original coreografía; actualmente identifica al poblador de la zona alta del Valle Sagrado de los Incas y  representa a la gran nación y provincia de Canchis.
 

Foto: Guido Ancori Cervantes

miércoles, 10 de julio de 2013

JOSÉ MARÍA ARGUEDAS EN SICUANI

José María Arguedas (1911-1969), es natural de la zona andina de Andahuaylas, debido a la muerte de su madre, la constante ausencia de su padre por motivos de viaje y trabajo, vive entre los peones de su casa y campesinos de la zona; es allí donde se compenetra adquierirndo de manera directa y fluida el idioma, las costumbres, tradiciones y vivencias de los pobladores andinos, a quienes amo profundamente y llevo en las fibras más intimas de su ser, como parte de su familia, hasta el final de sus días.
 
 
Egresado de la universidad San Marcos de Lima, fue escritor, antropólogo y etnólogo. El aporte de María Arguedas a la intelectualidad y cultura del Perú, es el de incorporar a la cultura indígena, a la gran corriente literaria peruana. La idea central y nucleó de su tesis plantea la integración armónica de de la cultura andina quechua y la urbana de raíces europeas, en una sola cultura de característica mestiza original, llamada Perú. Inteligentemente y para sus tiempos declaro que el Perú era de todas las sangres. A diferencia de otros estudiosos, Arguedas comprendió que la cultura peruana con toda su riqueza étnica y cultural, era un mundo nuevo, sui generis, que había que recuperar, valorar y desarrollar; más no un país dividido en dos culturas (quechua-europea), de grandes dilemas, tal como algunos estudios de corte chovinista enfocan muy sutilmente en la actualidad.
 
 
La  obra que expresa con mayor lirismo y hondura el mundo mítico de los indígenas, su cósmica unidad con la naturaleza y la persistencia de sus tradiciones mágicas, es “LOS RÍOS PROFUNDOS”. En “TODAS LAS SANGRES”, presenta todos los matices de un Perú andino en intenso proceso de mestizaje, ese gran mural que presenta las principales fuerzas culturales que luchan entre sí, pugnando por sobrevivir o imponerse, recoge el relato de la destrucción de un universo y los primeros balbuceos de la construcción de otro nuevo.
 
 
Guillermo Aguilar Claros, escribe (1965) que Sicuani, y el colegio Pumacahua, iniciaron una época de oro, en los años de 1939 - 1944, etapa que tuvo la presencia de grandes maestros de la talla de José María Arguedas, Víctor Santander Cascelli, Enrique Gonzales Cárdenas, Manuel Chávez Ballón, entre otros; y no le falto razón, pues en ese instante Sicuani y nuestros jóvenes de aquel entonces tuvieron como guía a grandes maestros, que años más tarde y en los hechos demostraron ser cultos, formadores, críticos, investigadores y de propuesta.
 
 
El maestro Arguedas, fue nombrado como profesor del colegio Mateo Pumachua de Sicuani, en enero del año de 1939, de acurdo a referencias bibliográficas, tuvo un excelente desempeño como docente, promoviendo con los estudiantes sesiones reflexivas, de profundo análisis y a la vez sesiones practicas, porque existe testimonios de visitas guiadas a zonas naturales y arqueológicas de Canchis.
 
 
José María Arguedas, contrae matrimonio con Celia Bustamante Vernal, un 30 de junio de 1939, en Sicuani, donde la joven pareja radica de manera estable en la localidad  durante toda su permanencia; suponemos que en el transcurso de su estadía en Sicuani, Arguedas escribió su destacada novela “Yawar Fiesta”, por la razón de que esta fue terminada el año de 1941 y revisada recién en 1958.

Madre (dibujo)


martes, 9 de julio de 2013

HIMNO A LA PROVINCIA DE CANCHIS

Oleo: José Quilca Turpo

 
El Himno a la provincia de Canchis, es una obra literaria, compuesta entre los años de 1965 y 1968, por el destacado poeta sicuaneño y canchino, Dr. Luis Nieto Miranda, argumento que concluimos después de analizar la información encontrada en Cultura Educacional escrita en octubre de 1970.   
 
 
HIMNO A CANCHIS
 
CORO
Canchis, mi pueblo bravo y altivo
todo leyenda, clamor y anhelo
eres historia hecha en granito
eres bandera que aman los cielos.
 
ESTROFAS
Tienes la estirpe de los guerreros
que hicieron solos grande a su tierra
para nosotros eres ejemplo;
para el futuro eres hoguera.
 
Canchis, mi tierra libertadora,
pendón al tope, luz de batalla,
clarín de lucha, himno de gloria,
fulgor que enciendes cantos al alba.
 
Canchis, mi Canchis, para tus hijos
eres un grito de rebeldía,
eres la chispa de sus latidos,
la luz que indica rumbo a sus vidas.
 
Sol, de victoria canta en tus sienes
y cuyo incendio quema mi sangre;
fueron canchinos, cholos rebeldes,
quienes prendieron fuego en los andes.
 
(*) Revista Cultura Educacional - Nº2 - 14 de octubre de 1970.

Acuarela RAQCHI

Acuarela Guido Ancori Cervantes

Dibujo a lápiz...

 
Dibujo: Guido Ancori Cervantes

domingo, 7 de julio de 2013

PUMACAHUA EN SICUANI

"Es un articulo que salió en el diario la Republica, el 18 de marzo del 2009, a raíz de una breve visita cultural que hizo a Sicuani, Antonio Zapata, conductor del programa "Sucedió en el Perú" TV Perú Canal 7. Don Antonio Zapata, autor del articulo, el 12 de marzo, en horas de la noche, en el sótano de la catedral de Sicuani, realizo una magistral exposición sobre la Confederación Perú Boliviana, evento al cual tuvimos la suerte de asistir junto a algunos pocos ciudadanos. Comparto con ustedes cibernautas este interesante articulo que estoy seguro sutilmente los motivara..." Guido Ancori Cervantes.

Diario la República 18 de marzo del 2009

La plaza de Sicuani es un espacio bien logrado; expresa una combinación armónica entre lo tradicional y lo contemporáneo. Dos edificios modernos forman sendos lados de la cuadrícula. Son la municipalidad y la catedral, representando a los poderes locales.
 
Una catedral sobria, levantada pocos años atrás, busca dialogar con lo andino, simbolizando los 50 años de la progresista prelatura a cargo de los Carmelitas. Por otro lado, una municipalidad súper moderna aunque de tamaño estándar, al menos guarda las proporciones. Sus enormes lunas funcionan como espejo reflejando diversas imágenes que forman una visión surrealista. Aunque, los excesos de vidrio vienen compensados por una arcada, confiriéndole un toque de tradición a la mole que representa el poder civil.
 
Al frente del ayuntamiento se halla una calle excepcional. Todas las casas son antiguas o reconstrucciones bien hechas; tienen dos pisos y en el segundo, elegantes balcones forman la fachada. Estas edificaciones guardan una notable homogeneidad arquitectónica. Le otorgan coherencia a Sicuani y embellecen una linda ciudad serrana que aún hace un guiño al tiempo cuando la modernidad no había destruido su elegancia. Andando, se halla otra casona con balcones de hondo significado histórico. Se trata de la casa Manzanares, donde se firmó la Confederación Perú Boliviana y que simboliza la unidad del gran espacio andino.
 
Por su parte, el centro de la plaza también es singular; el marco lo componen unos dátiles altos y esbeltos, que muestran el extraño vínculo entre los Andes y el mediterráneo. Pero, al centro se halla la estatua de Pumacahua, un controvertido personaje que despierta odios y pasiones; aún hoy, casi doscientos años después de morir ahorcado. La estatua está inclinada y la mirada caída, dicen los lugareños que se debe a un atentado que sufrió por un profesor de la Universidad del Cusco, quien junto a sus alumnos la derribó, arrastrándola con una camioneta.
 
Resulta que Pumacahua fue clave en la derrota de Túpac Amaru. Cuando la gran rebelión, los curacas se dividieron y mientras algunos apoyaron a Condorcanqui, los otros sostuvieron al Rey. Los enfrentamientos se desarrollaron a campo abierto y la suerte se inclinó de un lado a otro durante varios meses. Los choques fueron entre indios, sólo que unos eran apoyados por una división de rifleros negros venidos de la costa. Finalmente ganaron los realistas y Pumacahua fue recompensado con el grado de Brigadier General, el más alto del ejército colonial en el Nuevo Mundo.
 
Pero, al envejecer, 33 años después de haber derrotado a Túpac Amaru, Pumacahua se sumó a la rebelión de los hermanos Angulo. Era 1814 y los patriotas argentinos avanzaron sobre la actual Bolivia; cuando el ejército español fue sorprendido por una nueva revolución del Cusco que se extendió a Ayacucho y Arequipa. Se rompieron las comunicaciones de los realistas con Lima y el virrey corrió gran peligro.
 
En esta oportunidad, Pumacahua era general insurrecto. Perdió en Umachiri y fue ahorcado en Sicuani. Mariano Melgar también fue muerto luego de esa acción. Esa rebelión fue crucial, porque su dirección reunió a criollos, mestizos y a la elite indígena. Además, teniendo como escenario al sur andino y haciendo del Cusco un vértice de la nacionalidad emergente. Si el Perú hubiera nacido en esa ocasión, otra sería la historia.
 
Pumacahua tiene mala fama. La escuela lo ha retratado como el traidor que vendió al héroe Túpac Amaru. Pero, es el único caso de un líder peruano que empieza en la extrema derecha y termina en la izquierda. Lo habitual es al revés. Decía Luis Alberto Sánchez, “quien no es izquierdista a los 20 años carece de corazón, pero quien sigue siéndolo a los 50 carece de cerebro”. Esa frase un tanto cínica, pero ajustada a lo que se ve, sin embargo es desmentida rotundamente por el cacique Pumacahua. Solamente él comenzó como líder del orden establecido para terminar conduciendo una gran rebelión.
 
Al acercarse 200 años de la independencia, su trayectoria merece ser recordada como un caso único. Expresa la progresiva pérdida de poder de la elite nativa, que se desvaneció luego de su gesta. Después de Pumacahua, lamentablemente, el Perú naciente no tuvo dirigentes indígenas.

Niña (lápiz carbón)

 




PAMPACUCHO SICUANI - CUSCO PERÚ

Escribe: Guido Ancori Cervantes.
 
Foto antigua de la iglesia y feria del Señor de Pampacucho Sicuani
Corrían los años de las guerras de la Confederación Perú Boliviana (1835), cuando un soldado natural de Sicuani, de apellido Fernández, combatiente de las filas de Santa Cruz, encontrándose en Coracora, toco con una capilla en ruinas, en la cual hallo un lienzo, esa misma noche soñó con el Señor del cuadro que le advirtió el peligro que corría. De vuelta a Sicuani su tierra natal, llevo el lienzo para que lo retocaran donde un pintor llamado Andrés Solórzano. El soldado Fernández en los días posteriores soñó consecutivamente con el Señor del cuadro, quien le pedía que se levantara un templo en la zona alta de aquel lugar, preocupado rezó fervorosamente junto al cuadro encendiendo velas como muestra de devoción y respeto. Lo extraño fue que una mañana el cuadro desapareció, este creyó que lo robaron, pero más tarde fue encontrando por algunos trabajadores en un lugar donde venían sacando tierra para hacer adobes, en las faldas del cerro Jururo, entre las quebradas de Condor-huaraca y Sutoc, en el lugar denominado Pampacucho. La población muy sorprendida por los acontecimientos, declararon a la imagen del cuadro como el Señor de Pampacucho, inmediatamente organizados en  faenas la población levanto un pequeño templo en aquel lugar.

La capilla de Pampacucho, fue restaurada hasta en tres oportunidades, en la tercera restauración fue mejorada integralmente gracias a la infatigable labor realizada por la señora Ana Julia de Tevez Lazo, con el apoyo de los vecinos y el párroco de la ciudad.

A este lugar asistían numeroso fieles y de diferentes lugares, especialmente en el mes de agosto, días del aniversario de la milagrosa imagen Señor de Pampacucho. Es en estas circunstancias que nace la feliz idea de organizar una feria comercial grande y trascendente; la idea fue lanzada en Sesión de Concejo por el concejal Luis Cárdenas todavía el 20 de agosto de 1926, la misma que fue acogida por el Alcalde de aquel entonces Dr. José Luis Delgado y concejales, se conformó una comisión integrada por Lizandro Guerra, Max Chávez y Lino Gonzales, gestión que no se concreto por diferentes motivos. En 1937, la idea del señor Cárdenas fue rescatada por don Claudio Beltrán, para hacerla realidad en el cincuentenario de la ciudad, lo cual no se llego a concretarse. El año 1938 nuevamente se discutió el tema, sin lograr su realización; fue el año de 1941, que se concreto, siendo Alcalde interino el Dr. Alberto Negrón, formándose una comisión integrada por Alberto Negrón, Lizandro Guerra (hijo) y el autor del proyecto don Luis Cardenas, a esta situación se unió la acción ejecutiva del alcalde titular Sr. Humberto Valencia Álvarez, quien consiguió la autorización del gobierno. El 15 de agosto de 1941, la Feria Regional del Señor de Pampacucho fue una realidad tangible, con un éxito espectacular y sin precedentes.
 
foto reciente de Pampacuho Sicuani
La feria se dio en homenaje al Señor de Pampacucho, su motivación fue fundamentalmente religiosa; tómese nota, los comerciantes, población visitante de todo el sur del Perú y el vecino país de Bolivia, llegaban a Pampacucho, en peregrinación, se iniciaba desde los primeros días del mes, hasta aproximadamente el 20 de agosto, el día central era el 15 de agosto. La plaza de Pampacucho fue el escenario central, reunía a tal cantidad de gente que era imposible caminar con comodidad por las arterias contiguas a la plaza, el templo estaba lleno de fieles y en espera por falta de espacio, quienes de rodillas y con lágrimas en los ojos saludaban y oraban al Señor, las caravanas y comparsas que llegaban danzaban en los atrios del templo en honor al Señor, amenizados por potentes bandas de músicos, igual los matrimonios desfilaban uno tras otro con características impresionantes; en la plaza y calles cercanas existían todo tipo de productos, de la mejor calidad y por especialidades, la calle Túpac Amaru, llena con viandas y exquisitos platos típicos de la región, la tablada abarcaba toda la calle San Felipe. En las noches del día central en la misma plazoleta de Pampacucho se armaba un gigantesco espectáculo con danzas y fuegos artificiales incomparables, gracias a las autoridades, devotos y carguyoc. La feria abarcaba todas las calles, desde el mercado central hasta la calle San Felipe.

Recuperar esta fiesta y feria que tuvo connotaciones internacionales con características similares a las fiestas de la Virgen de Copacabana, la Virgen de Chapi, entre otras, es motivo de profunda reflexión, requiere de gente querendona de su tierra y un estudio de la cosmovisión e idiosincrasia popular; queda demostrado que nuestros padres y ancestros nos dieron lección en estos temas y actividades que sosteniblemente promovieron el desarrollo de la población en general.