sábado, 13 de julio de 2013

KILLKU WARAKA

Andrés Alencastre (Killku Waraka)
Andrés Alencastre Gutiérrez, nació el 18 de abril de 1909, en Parco (Layo), a orillas de la laguna de Langui-Layo, provincia de Canas, departamento de Cusco. Su padre fue don Manuel Leopoldo Alencastre Alvarado. Corría el año de 1921, Andrés apenas era un niño de 12 años, cuando vio la muerte de su padre, el mismo que junto con los mistis de Langui y Layo enfrentaba a los campesinos de la zona, participes de un movimiento de rebelión contra los gamonales y terratenientes. Por tal suceso el niño Andrés, vio su vida ensombrecida, situación que afecto sus estudios. Realizo sus estudios primarios en el Colegio Salesiano, la secundaria en el Colegio Nacional de Ciencias de la ciudad de Cusco, concluyendo en 1929. Por esos años se construía la carretera Sicuani - Yauri, a causa de estos trabajos carreteros deja la ciudad de Cusco, y se dirige a su hacienda de Canas para administrar. Es en esas circunstancias que deja la casa paterna de Chavin Ayra y decide fundar un pueblo para descansar, un lugar escogido para construir una tienda, en el crucero de caminos sobre la trocha de carretera que unía las poblaciones de Yauri y Sicuani, el lugar escogido se llamaba Sillakunka, a este lugar el poeta Andrés le pone el nombre de El Descanso (allí construyo su casa), posteriormente por la concentración de población y su importancia paso a constituir la capital del novísimo distrito de Kunturkanki y se convirtió en un prospero pueblo a mitad de camino entre Sicuani y Tintaya.
En 1940, cuando Andrés contaba los 31 años de edad, después de haber dejado su vida estudiantil por 11 años (secundaria), recién ingresa a la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, a la Facultad de Letras y Educación, habiendo optado los títulos de Profesor de Segunda Enseñanza, Bachiller en Letras y Doctor en Letras.
Inicio su carrera profesional, como profesor de Lengua y Literatura en al Gran Unidad Escolar Mateo Pumacahua de Sicuani, después paso a laborar en los colegios nacionales de Ciencias y la Gran Unidad Escolar Inca Garcilaso de la Vega del Cusco (1951 - 1963). En 1949 es nombrado Catedrático de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, enseñando los cursos de Lenguaje, Literatura, Estética y Quechua.
Por su admiración y dedicación al Runa Simi, fue el gestor y primer Presidente de la Academia Peruana de la Lengua Quechua (1962-1963), Alcalde del Concejo Distrital de Kunturkanki (1961-1962), Presidente de la Urbanización Huayruropata - Cusco en 1958.
Autor de los siguientes libros:

Leccionario Quechua.
Taki Parwa (1955).
Poemario Quechua.
Dramas y comedias del Ande.
Kunturkanki.
Un pueblo del ande.
Takiruyo - canciones (1964).
Yawar Para (1967) y otros.
 
Miembro del Instituto Americano de Arte y de la Sociedad Científica del Cusco, ha sido distinguido con diploma de honor y medalla de oro, otorgado por la Sociedad de Escritores y Artistas de Cochabamba (Bolivia), por haber obtenido el primer premio en el concurso internacional de Literatura Quechua (1951); diploma de honor y “Nuqchu de Oro”, por haber obtenido el primer premio en “Canto al Tawantinsuyo - Hatun Aqlla” en Cusco (1959) y diploma de honor por la academia de la lengua Quechua, por su poema “Pachacutec” (1962).
 
Ha ofrecido conferencias de carácter cultural en varias universidades de Bolivia, San Marcos de Lima y Asociación de Artistas y Escritores del Perú. En 1964, es invitado a Viña del Mar (Chile), allí dicta la conferencia  “La influencia del quechua al castellano de América”. Ese mismo año presenta otro trabajo en Bucarest (Rumania).
 
Killku Huaraka, fue el seudónimo de Andrés Alencastre Gutiérrez, calificado como el más grande poeta quechua, un provinciano que fue grande, cusqueño de corazón, quien en el panorama actual de las letras, con sus poemas en quechua de factura socialista, representa la resurrección de la literatura autóctona, de los andes, por lo que ha merecido los comentarios más encomiásticos, nacionales como extranjeros.
 
En 1968, en Moscú (Rusia) en un congreso de carácter lingüístico presenta su investigación “interacción idiomática castellano - quechua” donde declama su poesía “Oqe Michi (El Puma)”  en idioma quechua.
 
Ya en edad madura, Andrés Alencastre narra en uno de sus libros lo siguiente: “El año de 1921, vino la sublevación indígena de Layo, como repercusión del gran levantamiento de Huancané en Puno. El 01 de julio de 1921, perdió la vida mi padre en manos de los campesinos, siendo esta situación trágica que me motivó para estudiar y comprender los hondos problemas sociales y económicos que se suscitaban en el Perú. En este libro también dice: “así yo también moriré en manso de estos indios…”  predicción que se cumplió con el tiempo.
 
Como poeta fue el único, que hizo levantar al publico de sus asientos en Moscú (Rusia) con su poema “Oqe Michi”, fue un provinciano famoso en el mundo, con su Runa Simi, él decía: “el Runa Simi es para los sabios y no para los ignorantes”. El famoso Killku Huaraca, fue considerado por el escritor José María Arguedas, como el más grande poeta quechua hablante. Su poema “el puma” fue grabado y traducido a varios idiomas.
 
Como trovador bucólico y músico, dominaba con destreza el charango, la quena, el pinkuyllo y la armónica, entonaba sus huaynos con dulzura, contaba historias, sus anécdotas y matizaba la conversación con el piqchado de la coca que nunca le faltaba en su pukuchu (escroto de las criadillas del cordero que servía para llevar sus hojas de coca). Además desde su juventud hasta los 55 años fue fiel participe de las batalla campales de Chiarage, del bando de Langui - Layo y hasta el último año de su muerte estuvo presente en los carnavales de su pueblo El Descanso tocando su pinkuyllo.
 
Murió en la noche del 02 de agosto de 1984, en su hacienda de Pacobamba, un desolado paraje del distrito de Kunturkanki, a unos 53 kilómetros de la población de El Descanso - Canas. El poeta encontró horrible muerte a manos de una turba de campesinos que incendiaron la choza donde se había refugiado. La muerte de Andrés fue en circunstancias similares y dramáticas a la de su padre Leopoldo, murió a los 75 años de edad, a causa de pleitos por terrenos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario